Campañas

El Centro de Optometria Consciencia Visual ofrece una CAMPAÑA INFORMATIVA cada mes de la visión en relación a los ámbitos que nos rodean. Cada mes iré haciendo publicidad de la campaña correspondiente.

Objetivo de las campañas

El objetivo principal es informar de forma gratuita, de la importancia de la visión y cómo afecta en diferentes áreas (colegio, trabajo, deportes, lateralidad, estrabismo, ambliopía y ojo vago, lentes de contacto…). Síguenos y te informaremos!

Fechas de las campañas

Haremos una diferente cada mes. Y en algunas de las campañas, UN SÁBADO, se impartirá una CHARLA GRATUITA INFORMATIVA de una hora de duración, en el mismo Centro de Consciencia Visual. Quien desee asistir deberá apuntarse previamente. Además, ¡¡¡algunos meses la campaña irá acompañada con DESCUENTOS!!!

Datos informativos de las CHARLAS de las campañas

Lugar Centro de Optometría Consciencia Visual (C/ Fernando El Católico, 10 1ªA, 28015, Madrid)

Horario De 11 a 12H.

Precio Gratis 

 

Para más información: 644341702 o en rosa@conscienciavisual.com

Campaña del mes de Septiembre

Campaña VUELTA AL COLE
Esta campaña trata de la “vuelta al cole” o también la “vuelta a las rutinas”. Cuando llega Septiembre, tras las vacaciones, todos llegamos más relajados y descansados. A nuestra visión le pasa lo mismo. Durante todo el año escolar o laboral todos vamos estresando nuestra visión poco a poco. Realizamos mucha tarea cercana. Y al llegar las largas vacaciones de verano, todo nuestro cuerpo nos pide un descanso y desconectar. Quién sí haya podido descansar, “resetea” su cerebro y su visión. Empezamos un nuevo “año escolar” (de Septiembre a verano). Los niños y adolescentes lo empiezan literalmente. Los jóvenes con sus estudios. Pero también los adultos dado que retomamos nuestros trabajos y rutinas al 100% ¡¡O incluso a veces al 200% !! 😉 Retomamos el ritmo frenético del resto del año.   Por ello, ES EL MOMENTO PERFECTO PARA SABER SI NUESTRO SISTEMA VISUAL ESTÁ PREPARADO PARA SOMETERLO DE NUEVO A TANTO ESTRÉS VISUAL. Y CONOCER LAS PAUTAS PARA SOBRELLEVAR EL NUEVO AÑO ESCOLAR/LABORAL CORRECTAMENTE. En este mes, nuestro sistema visual está mucho más relajado. Si baja nuestro estrés laboral, también baja nuestro estrés visual. Nuestra visión estará en su estado más puro y relajado. En una revisión visual dará unos valores más reales tanto en cantidad como en calidad de visión. Graduación, enfoque, fusión, percepción, agudeza visual, integración con otros sistemas sensoriales,… Todo se ve afectado por el estrés. Y todos, niños y adultos, estamos sometidos a este estrés visual en la actualidad.

Importancia de estas revisiones en el caso particular del niño

VISIÓN junto con AUDICIÓN son las 2 principales entradas de información a través de las cuales un niño aprende.   Si la visión funciona y rinde bien, ayudará a que el niño rinda bien en cualquier actividad que desee realizar. Ya sea leer, escribir, copiar, dibujar, estudiar, jugar con sus amigos al balón, practicar un deporte, patinar, montar en bici,… De esta manera el aprendizaje será más fácil y eficiente. Esta campaña quiere enfatizar este hecho. El tiempo crítico de desarrollo de este sentido es desde que nace hasta los 6 años.

Pero realmente, desde que nace hasta los 14 años es muy importante detectar y tratar cualquier alteración visual. Por un lado, el sistema visual se está desarrollando. Se están produciendo constantes cambios anatómicos y fisiológicos. Por otro lado, se van produciendo adaptaciones según el entorno que le rodea, la tarea que hace y cómo la hace.

En estos primeros años se van formando los patrones visuales y todas las conexiones neurológicas que afectarán a su futura Percepción y desarrollo cognitivo.

Por tanto, el niño está en continuo desarrollo. Cualquier obstáculo que se le presente en el camino, puede alterar a nivel cerebral todo el procesamiento de la información visual:

  • La forma de recibir una información.
  • La integración de dicha información con el resto.
  • Cómo el cerebro la procesa.
  • Incluso, el modo en el que responde.

Si cualquiera de estos pasos en el procesamiento de lo que ve ocurre DE UN MODO DIFERENTE AL RESTO DE LOS NIÑOS DE SU CLASE, le supone un esfuerzo extra y más tiempo de trabajo en comparación a sus compañeros.

Y esto le puede afectar de diferentes maneras:

  • A su rendimiento escolar/académico.
  • A su atención y concentración.
  • Al aprendizaje y al desarrollo de la lectura y en consecuencia, al estudio de cualquier texto.
  • A su coordinación ojo-mano fina para la escritura y el dibujo.
  • A su coordinación ojo-mano gruesa para realizar cualquier deporte.
  • E incluso a su autoestima.

Con esta campaña quiero recordaros que los niños deberían hacerse revisiones visuales anualmente porque su visión está en continúo cambio, pero en realidad, hay 3 momentos críticos EN EL QUE POR PRECAUCIÓN SE DEBE REVISAR LA VISIÓN DE UN NIÑO. Momentos críticos en el desarrollo de la visión en relación con el cambio de demanda escolar que tienen que afrontar. Coincide con 3 comienzos de etapas escolares importantes. Cada comienzo de etapa implica una aumento de demanda escolar. Por tanto, suponen un aumento de exigencia visual y que las habilidades visuales que implican en esas tareas, funcionen correctamente.

Estos momentos críticos son:

  • Al comienzo de Educación Infantil (3 años).
  • Cuando el niño entra en Educación Primaria (6 años).
  • Y al pasar a Educación Secundaria (12 años).
En dichas revisiones podemos comprobar si su visión se está desarrollando con normalidad para afrontar la exigencia escolar de cada etapa. Si no lo está, CUANTO ANTES podemos tomar medidas para ayudar a alcanzar la normalidad y que siga su desarrollo de forma natural. Un DIAGNÓSTICO PRECOZ puede evitar problemas visuales futuros que desencadenen dificultades escolares.  Esta camapaña quiere enseñar tanto a padres como educadores la importancia de detectar cualquier mínima dificultad que presente el niño en la realización de sus tareas diarias. Estas personas son los máximos responsables en esta detección. Son las personas que más tiempo pasan con el niño y solo hay que observarle.

El niño no se va a quejar porque no sabe lo que es un problema de visión, y piensa que todo el mundo ve como él. Si sus compañeros sacan mejores notas que él o juegan mejor al futbol, él sencillamente se irá formando una opinión negativa de él mismo. “Soy más tonto o más torpe que los demás”. Opinión reafirmada muchas veces por el entorno. Él no sabe y no entiende que hay “algo” que le impide estar en las mismas condiciones que el resto de sus compañeros o amigos al realizar cualquier actividad.

Uno de cada tres niños en edad escolar sufren algún problema de visión SIN DIAGNOSTICAR y alrededor del 30% del fracaso escolar está relacionado con anomalías visuales.

Muchas veces los padres y los educadores achacan esta actitud negativa a otros problemas. Problemas psicosociales, a problemas de lecto-escritura (dislexia) o de hiperactividad. Muchas veces la causa se debe a un mal desarrollo y funcionamiento de la visión que se puede tratar.